El Ayuntamiento de Calp mantendrá los restos de pradera de posidonia en sus playas este verano debido a la entrada en vigor del decreto 64/2020 del Consell para la conservación de esta especie endémica del Mar Mediterráneo, de gran valor ecológico.

 

Hasta el momento el consistorio retiraba los restos de posidonia oceánica durante la temporada estival ya que esta suele causar molestias a los turistas. Sin embargo, la nueva norma autonómica impide su retirada con el fin de preservar el importante papel que esta planta desempeña a nivel medioambiental, si bien permite su traslado dentro de la misma playa.

 

De esta manera, mantienen los restos de posidonia en Cantal Roig y Puerto Blanco, mientras que el Ayuntamiento ha desplazado estos restos a un lateral de la playa en la cala Calalga. En la cala del Morelló los ha acumulado en el extremo oeste de la playa – en la zona del Borumbot -.

 

En el caso de la Fossa, como el decreto autonómico prevé esta posibilidad, el Ayuntamiento solicitará a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica autorización para retirar estos restos debido a que se trata de una playa con un tamaño reducido en la que hay gran afluencia turística así como gran cantidad de servicios turísticos. Todo ello hace que no tenga espacio suficiente para albergar los acopios de estas plantas marinas. También solicitará permiso para hacer lo mismo en el Arenal-Bol pero sólo por motivos puntuales derivados del estado del mar y siempre que se pueda los restos se acopiarán en los extremos de la playa. El Ayuntamiento pretende trasladar estos restos a una parcela propiedad municipal durante la temporada estival entre el 15 de junio y el 15 de septiembre y los devolvería a la playa finalizado dicho período.

 

Por otro lado, el Ayuntamiento ha destacado la necesidad de sensibilizar a los bañistas sobre la pradera oceánica ya que tienden a considerarla como suciedad. Lo cierto es que la presencia de restos de esta especie tanto en el agua como en la arena son una clara señal de la buena calidad del agua e indican que esta está limpia y libre de contaminación. Además, explica que estos acúmulos de hojas que se producen en la playa son restos que se han desprendido de la pradera submarina como consecuencia de los temporales y que reciben el nombre de arribazones, los cuales desempeñan un papel fundamental ya que evitan la pérdida de arena de las playas.

 

Por otro lado, la pradera de posidonia es es fuente de una rica biodiversidad marina por la gran diversidad de especies que alberga y al mismo tiempo es una especie vulnerable, de ahí la necesidad de protegerla.

Afbeelding
  • Calp mantiene los restos de pradera de posidonia en sus playas en cumplimiento del decreto del Consell